29 de marzo de 2015

Mousse de chocolate Mágica




Nueva saga de #ElAsaltaBlogs, que coincide con la recién estrenada primavera.

El blog asaltado le ha tocado en suerte a Iratxe, que desde su blog Gallecookies, nos ofrece una gran variedad de recetas dulces, galletas, cakes, etc..., aunque también hace incursiones en platos salados, la pastelería prima en cantidad sobre las recetas saladas.

Me llamó mucho la atención esta receta, no solo por los pocos ingredientes que lleva en su preparación, si no por que mezcla dos productos que siempre he pensado que eran incompatibles juntos, como son el chocolate y el H2

Manos a la obra, compré el mejor chocolate al 70% de cacao que pude encontrar y me puse a la faena.

Preparar esta receta requiere el uso de las matemáticas, eso si, básicas, con una simple regla de tres hacemos los cálculos necesarios para saber la proporción de agua que necesitamos para el indice de materia grasa que lleva nuestro chocolate.

Según nos explica Darío Bressanini en su blog Le Scienze, sus cálculos para saber la proporción exacta de agua- chocolate es de 115 gr. de agua por 100 gr. de chocolate con 34 % matería grasa.

Por lo que con una simple regla de tres sabremos la cantidad de agua que necesitaremos para nuestra mousse, contando con la materia grasa que nos indica el fabricante en la tableta.

FORMULA PARA 100 GR. DE CHOCOLATE CON 22 GR. DE MATERÍA GRASA

34 gr. ( matería grasa) --------------------- 115 gr. ( agua)
X gr. ( matería grasa) ---------------------- X gr. ( agua)

34 GR. ( matería grasa)   -------------------- 115 gr.( agua )
22 GR. ( matería grasa)   --------------------  74, 411 gr.( agua )

74, 411 gr. ( agua) X 2  ( 200gr. chocolate ) = 148, 823 gr. ( agua )

Estos son los cálculos que he hecho yo, la formula genérica es

GR. DE AGUA = GR. MATERÍA GRASA X 100 / 34

                   Luego multiplicamos por 2,  ya que tenemos 200 gr. de chocolate               

El resultado nada que ver con los de Iratxe, su mousse se come con cuchara, la mía en forma de pequeñas trufas, con una textura que se funde en la boca, sencillamente, deliciosas y con un punto amargo, que para los amantes del buen chocolate es un factor a tener en cuenta.

La diferencia no se si se debe a mis cálculos que son diferentes a los suyos o a que me pase al montar la crema y espeso demasiado.

De cualquier forma, en mi casa han sido un éxito, con unas galletas, barquillos, etc..., es el complemento ideal para la sobremesa acompañado de un buen café  y en mi caso un cigarrillo.

Una solo aclaración más, mi chocolate de la marca Lind, negro como la noche, pero para mi todo un descubrimiento, eso si más elevado de precio que el resto de las marcas.


INGREDIENTES

200 gr, chocolate 70% de cacao
1 cucharada de adulcorante líquido
150 ml. de agua



PREPARACIÓN

Ponemos un bol al baño maría, en el que tendremos el chocolate troceado, para que se funda más rápido.

En un vaso o taza, tendremos preparado el agua con el edulcorante líquido disuelto.

Incorporamos el agua al chocolate, acercamos a la fuente de calor y fundimos la mezcla.

Si a la vez que se va fundiendo el chocolate, vamos mezclando con una espátula, veremos como la mousse se va emulsionando  e integrando todo sin separarse los ingredientes.

Preparamos un recipiente grande lleno de cubitos de hielo, en su interior colocamos otro recipiente más pequeño enterrado entre el hielo, mientras hacemos la crema de chocolate se irá enfriando.

Cuando el chocolate este fundido lo volcamos dentro del recipiente que ya estará bien frío.

Ahora es el momento de montar la mousse.
Con unas varillas eléctricas, comenzamos a batir a velocidad baja, iremos subiendo poco a poco, durante el par de minutos que nos llevará montar la mousse.

Llegados a este punto, la mousse ya está lista.

Dado que la textura de mi crema de chocolate es bien espesa, no apta para poner en vasos como una mousse convencional, mi opción fue utilizar una manga pastelera y hacer pequeñas trufas.

Sobre papel de horno hacemos trufas de tamaño bocado, Metemos al frigo.

Tenia galletas de varios tipos, por lo que preparé unos sandwiches de chocolate y galleta y sobre las otras de mantequilla, puse pequeños botones de trufa de chocolate.

Seguro que quedan geniales, mezcladas con frutos secos troceados o praliné de almendra, avellana, etc...

26 de marzo de 2015

Judías Verdes con Salsa Puttanesca



Todos sabemos que dentro de una dieta variada y sana, la verdura es un alimento indispensable en nuestra dieta mediterranea.

Buscando una receta para pasta, me tope con esta de Salsa Puttanesca y la vi en un blog que esta única y exclusivamente dedicado a recetas de Salsas.

Las Salsa de la Vida, que dirige  Tito, un bloguero de todos conocido, entre otras muchas incluye esta Salsa Puttanesca, fácil, rica y yo pienso que sana, no lleva exceso de grasas y el producto principal para prepararla, es el tomate, hortaliza (o fruta? ) llena de vitaminas, que junto que el resto de ingredientes la hacen un complemento perfecto para muchos platos.

Se que la Puttanesca es una salsa italiana para aderezar la pasta, pero porque no unas judías verdes?, en mi reto de comer la mínima cantidad recomendada de carbohidratos, pensé que a una verdura como las judías verdes, le iría de maravilla, esta salsa tan potente en sabor y color.

Os dejo la receta, seguro que si os animáis a probarla, os encantara, tanto como me ha gustado a mi.


INGREDIENTES

500 gr. de Judías Verdes
Agua y sal

SALSA PUTTANESCA

Aceite de Oliva Virgen Extra
2 dientes de ajo
10 anchoas
1 cucharada de alcaparras de tamaño pequeño
1 cucharadita de albahaca seca
2 cayenas enteras
100 gr. de aceitunas negras deshuesadas
500 gr. de tomates maduros
sal y pimienta


PREPARACIÓN
Primero vamos a cocer las judías verdes.
Lavamos las judías bajo el chorro de agua fría, cortamos los extremos y las troceamos a lo largo en tiras.
Si las Judías son tiernas, no es necesario retirar la hebra.
Ponemos agua con sal en una cacerola y cuando rompa el hervor, incorporamos las judías.
Dejamos hervir a fuego suave, hasta que estén tiernas.
Sacamos del agua en un escurridor y reservamos.

Salsa Puttanesca

Primeramente vamos a preparar los tomates.
Retiramos la piel de los tomates. Este paso se puede hacer de dos maneras, una escaldar los tomates unos segundos en agua hirviendo y luego retirar la piel y la otra , pelarlos como si de una fruta se tratara con un cuchillo.

Esta última es la que utilizo yo, me resulta menos engorroso pelarlos con un pelador especial para tomates o cuchillo de hoja de sierra, que escaldarlos, pasarlos al bol con agua fría y después pelarlos.

Una vez que tenemos todos los tomates pelados, los troceamos en cúbitos pequeños y los reservamos.

Ponemos una sartén al fuego, cuando esté bien caliente añadimos un chorro de aceite sin pasarnos, 3 cucharadas será suficiente.

Incorporamos los dientes de ajo que previamente habremos rallado o machacado y las anchoas troceadas y escurridas de su aceite.

Rehogamos unos minutos hasta que las anchoas se deshagan en la grasa, en este punto el ajo ya estará cocinado, sin llegar a coger color.
Añadimos las alcaparras y las aceitunas cortadas en rodajas y las cayenas enteras.
Salteamos todo junto un par de minutos.

Incorporamos los tomates troceados, subimos el fuego y freímos durante 15 minutos, añadimos pimienta y sal si fuera necesario, al llevar anchoas en salazón el punto de sal ya depende del gusto de cada uno.

Para emplatar y servir, calentamos las judías con un golpe de microondas y servimos con la salsa Puttanesca.

Espolvoreamos con la albahaca seca.



NOTAS
Recomiendo pinchar las cayenas en un palillo, nos resultará más fácil localizarlas a la hora de servir, no sea que algún  comensal se coma la guindilla y explote en la mesa.

23 de marzo de 2015

Nubes de Chocolate


Siguiendo con linea de chuches, esta vez he sido osada y me he atrevido con las nubes, esponjitas, marshmallow, etc...

He visto infinidad de recetas, al final he decidido hacerlas de un sabor neutro y añadir sabor y color de forma natural, sin colorantes, ni saborizantes de gelatinas de sabores.

El formato de la moría de las versiones que circulan por la red, son cuadradas o con las diversas formas que se pueden hacer con cortantes de galletas.
Yo quería que tuvieran la forma típica cilíndrica de las que podemos comprar en cualquier kiosco de chuches y lo conseguí con una simple manga pastelera.

Os diré que el resultado es espectacular, en cuanto a textura idéntica a las comerciales y en cuanto a sabor, el cacao le da un toque de amargor que combina perfectamente con el empalagoso dulce de las nubes.





INGREDIENTES
300 ml. de agua
20 gr. de gelatina neutra ( 2 sobres )
300 gr. de azúcar
2 cucharadas de azúcar de vainilla
2 cucharadas de cacao puro en polvo


PREPARACIÓN

Dividimos los 300 ml. de agua en tres partes, de la siguiente manera.

En un bol, ponemos 125 ml., otro con 50 ml. y el resto ( 125 ml. ), en un cazo que pueda ir al fuego.

En el bol con los 125 ml. de agua, añadimos los 20 gr. de gelatina neutra, para que se hidrate, tardará unos 5 minutos aproximadamente.

El bol con los 50 ml. de agua,calentamos 40 segundos en el microondas y desleímos en el agua caliente el cacao puro. Mezclamos bien con unas varillas manuales, hasta que no queden grumos. Reservamos.

Colocamos al fuego el cazo con el resto del agua, incorporamos el azúcar y el azúcar de vainilla.
Ayudados con unas varillas manuales, mezclamos, llevamos a ebullición, dejamos hervir unos minutos, hasta conseguir un almíbar transparente.
Ahora es el momento de incorporar la gelatina hidratada al cazo con el almíbar caliente.

Añadimos la gelatina, mezclamos y sin parar de remover llevamos de nuevo a punto de ebullición.
Comprobamos que es una mezcla homogénea y que la gelatina está perfectamente integrada.

Veremos que en la superficie se forma espuma, la retiramos con una cuchara.

Esta mezcla la separamos a parte iguales en dos recipientes limpios y secos.

Un recipiente lo dejamos enfriar tal cual esta. A temperatura ambiente, sin meter en la nevera. No queremos que cuaje del todo la gelatina

En el otro recipiente añadimos la mezcla de cacao que teníamos reservada, mezclamos y dejamos enfriar de la misma manera que la otra gelatina.

El proceso de enfriado dura más o menos 1 hora, pero depende en gran medida de la temperatura ambiente que tengamos en ese momento.

Comprobaremos como ambas gelatinas, la de chocolate y la neutra van cuajando a medida que pasa el tiempo.

Ya tenemos nuestras gelatinas atemperadas.

Primero vamos a montar la gelatina neutra (transparente).
Volcamos la gelatina en el vaso de la batidora y montamos con el accesorio de varillas , primero a velocidad media, para terminar a velocidad máxima.

Veremos como monta la gelatina, se va volviendo de color blanco y al final nos quedará con textura y color de merengue.
El punto óptimo será cuando al levantar las varillas, la mezcla no gotee y se mantenga firme.

Rápidamente meteremos la mezcla en una de las mangas pasteleras que tendremos dispuestas y preparadas.
Cerramos la manga, para que no entre aire y no reseque la mezcla.

Montamos y procedemos de igual manera con la gelatina de chocolate.
En esta preparación veremos como aclara un poco el color marrón del chocolate, es normal, al introducir aire.

Verteremos la mezcla en la otra manga pastelera que tenemos preparada.

Cortamos la punta de la manga con la mezcla de chocolate a una altura como de 5 cm. contando desde el pico hacía arriba.
Abrimos la boca de la manga con la mezcla blanca.
Introducimos la manga de chocolate en el centro por arriba de la manga con la mezcla blanca y descargamos en el interior toda la mezcla de chocolate.

Se trata de conseguir, dos colores a la hora hacer las nubes.
Blanco por fuera y de chocolate por dentro.

ES difícil, por no decir imposible que nos queden dos círculos concéntricos perfectos. pero ahí está la gracia de hacer nubes caseras, cada una sale con un dibujo diferente.

Ya tenemos toda la mezcla para la Nubes en una manga pastelera.

Cortamos la punta de la manga 5 cm., contando desde la punta hacía arriba.
Colocamos la manga a 45 grados sobre la bandeja que tenemos preparada con el azúcar glas, hacemos una tira que ocupe todo el largo de la bandeja y que tendrá de diámetro , según el corte que tengamos en nuestra manga.
Haremos tantas tiras como sea necesario hasta que terminemos la mezcla.

Las tiras deben estar separadas unas de otras, sin tocarse. Al ser una mezcla bastante pegajosa, se pegarían entre ellas.
Espolvoreamos generosamente azúcar glas sobre todas las tiras y dejamos secar.

Si hace calor con 1 hora es más que suficiente.

Con una tijera de cocina afilada, hacemos cortes en las tiras, para conseguir una Nubes de un tamaño cómodo para comer.
De 2 ó 3 cm. queda un tamaño aceptable y fácil de manejar.



NOTAS
Más que es un truco es una preparación previa.
Colocamos dos mangas pasteleras desechables en dos jarras o recipientes profundos, listas para ser rellenadas.
En una bandeja colocamos un film de cocina y espolvoreamos sobre él, azúcar glas generosamente.

El tamaño de las Nubes ya es elección de cada uno.

Una variante sería, verter las mezclas una sobre otra, en una bandeja forrada y cubierta de azúcar glas. Para cortar Nubes de forma cuadrada a cuchillo o con formas divertidas, utilizando corta pastas.

Versión de la receta - Libro Simplemente espectacular de Thermomix.